La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón... es la lengua universal de la humanidad
Astor Piazzolla
RECUPERACIÓN DEL CATÁLOGO DE MUSIC HALL

El Instituto Nacional de la Música (INAMU) recuperó el histórico catálogo discográfico que perteneció a Sicamericana, sociedad anónima que se desempeñaba comercialmente a través de los nombres Music Hall, Sazam y/o TK. Este catálogo, que cuenta con más de 1.500 discos nacionales, estuvo paralizado dentro de un proceso judicial de quiebra desde 1993. A partir de ese año, y hasta la acción del INAMU, los discos estaban imposibilitados de ser reeditados, impidiendo también que se generen recursos económicos para sus intérpretes, pese a que ellos fueron quienes realizaron esas grabaciones.

Uno de los objetivos del INAMU en la recuperación de tan importante patrimonio de la cultura Argentina, es que los intérpretes principales de estos álbumes puedan administrar la reedición de los mismos, en el formato de comercialización que deseen. Para esto, el Instituto les otorgará una licencia hasta que finalice el plazo que la Ley establece (70 años luego de fijado el fonograma).

Si bien el INAMU no va a percibir ningún monto de lo que estas reediciones generen comercialmente, el organismo se reserva el derecho a percibir los importes que se liquiden por Comunicación pública en las sociedades de gestión colectiva que representan a los productores fonográficos. Esta recaudación será destinada a la realización del Programa “Mi Primer Disco”, a través del cual se fomentará la primera producción discográfica de distintos solistas o agrupaciones musicales de nuestro país.

Conferencia de prensa junto a los músicos
Entrega de más de 100 licencias

BREVE RESEÑA DE MUSIC HALL

Nacida a finales de los años ´50, Music Hall llegó a ser una de las discográficas más importantes de nuestro país, con un excelente catálogo de diversos géneros, haciéndose más fuerte en el folclore, tango, rock y música clásica.

En sus primeras décadas editó importantes discos de folclore y tango, destacándose las grabaciones de Astor Piazzolla, Aníbal Troilo, Leopoldo Federico, Alberto Castillo, Alberto Podestá, Carlos Di Sarli, Hector Stamponi, Eduardo Falú, Los Carabajal, Los Fronterizos, Isaco Abitbol, Tránsito Cocomarola, Roberto Galarza, Hermanos Abrodos, Daniel Viglietti, Daniel Toro y Hugo Díaz, entre tantos otros. Sumado a esto, se editó parte de la obra folclórica y de música clásica de Waldo de los Ríos, el brillante compositor, arreglista y director de orquesta que alcanzó un éxito descomunal en Argentina y Europa, tanto por sus chacareras y zambas, como, especialmente, por sus arreglos con un marcado estilo contemporáneo de las obras más famosas de Beethoven, Mozart y otros exponentes de la música clásica. 

También, durante las décadas del ´70 y ´80, fue una de los principales sellos del rock argentino, editando, por ejemplo, discos de Charly García, Serú Girán, Pappo´s Blues, Arco Iris, Billy Bond, León Gieco, Cantilo y Punch, PorSuiGieco, David Lebón, Nito Mestre, Raúl Porchetto, Miguel Mateos ZAS, María Rosa Yorio, Raíces, Atonal, Kubero Díaz y Los Shakers, entre otros.

Ya en los ´90, Sicamericana, la sociedad anónima propietaria de Music Hall, Sazam y TK
entró en un concurso de quiebra y liquidó todo sus ejemplares en una disquería que
montó al lado de sus oficinas en la Ciudad de Buenos Aires. En 1994 se produjo el cierre
definitivo de la empresa quedando el catálogo paralizado. De esta manera, un importante patrimonio cultural de la música argentina quedó como rehén dentro de un proceso judicial, impidiendo que los músicos tengan la posibilidad de reeditar sus propias obras por más de 20 años.